Claves para armar campañas pagas en Facebook

Queridos emprendedores!

Terminando la semana vengo a traerles algunos tips para darle un buen uso a una de las herramientas más efectivas que tenemos los emprendedores para difundir nuestros proyectos: la publicidad paga en Facebook. Si bien es una herramienta accesible, tenemos que tener en cuenta que implica una inversión, de plata y de tiempo, por lo que siempre tenemos que enmarcarla dentro de una planificación. Entender qué queremos lograr con cada una de nuestras campañas a priori va a llevarnos a crear avisos más claros y más efectivos. Entonces, ¿cuáles son las cosas que deberíamos definir antes de lanzar una campaña paga? Veamos:

1- Fijar objetivos claros.
Hay palabras que se repiten a lo largo y ancho de este humilde blog, una de ellas es objetivos. Básicamente porque cada esfuerzo de comunicación, por más chiquito que sea, debería tener un objetivo pensado de antemano. Es el puntapié para entender más adelante si ese esfuerzo valió la pena o no.
Y lo más probable es que nuestra comunicación no tenga un único objetivo, sino que éste vaya variando a medida que avanzamos en nuestro plan. Vamos a suponer que acabamos de lanzar una tienda online, en una primera instancia nuestro objetivo va a ser generar tráfico, hacer que la gente la conozca, para de esta manera empezar a generar contactos reales de venta. Más adelante, puede haber momentos en donde queramos priorizar un producto sobre otro (porque acabamos de lanzarlo, porque lo tenemos sobre stockeado y necesitamos darle más salida, etc). En nuestro calendario seguramente encontremos momentos claves como liquidaciones, fechas especiales, que van a necesitar un mensaje específico. Determinar cada uno de estos pequeños objetivos es el primer paso para armar una campaña.

2- Tener constancia.
Otro de los elementos claves para cualquier acción de comunicación: tengamos en cuenta que crear avisos aislados en Facebook no va a tener el mismo impacto que crear una campaña que se mantenga constante a lo largo de todo nuestro plan de comunicación. Y con constancia no me refiero a prolongar un mismo aviso por meses, sino entender a las campañas pagas como un refuerzo de otras acciones que vamos desarrollando a lo largo de nuestra comunicación. Sostenerlas durante un tiempo nos va a ayudar a evaluar su efectividad real.

3- Explotar la segmentación.
En mi opinión esta es la vedette de los avisos pagos de Facebook. Saber explotar los niveles de segmentación que esta red social nos ofrece es fundamental para llegar al público que buscamos. Lo que tenemos que saber es que además de la segmentación tradicional (geográfica, etárea, por sexo), Facebook nos permite segmentar demográficamente a niveles super específicos: niveles de educación, situación sentimental, edad de nuestros hijos, incluso podemos seleccionar a las personas que cumplen años la semana próxima y mandarles una oferta especial. ¿Sabían eso? Lo encuentran todo en el botón “Más datos demográficos”.

 

 

Por último, pero no menos importante, la sección “Intereses” es clave para terminar de definir el target. Facebook define los intereses de una persona según los posteos que realiza, las páginas a las que sigue, las apps que usa, etc. Por ejemplo, si tenemos un emprendimiento de objetos deco shabby chic, podemos usar intereses super específicos como “shabby chic” o ampliar un poco más el juego y usar palabras como “decoración”. No tengamos miedo en restringir nuestro público, de esta manera tenemos más posibilidades de llegar a gente que efectivamente esté interesada en lo que vendemos.

4- Definir el mix de mensajes.
A cada objetivo le corresponderá su aviso. Y acá podemos distinguir tres aspectos que tenemos que tener en cuenta:

  • El tipo de aviso: sabemos que Facebook nos da un abanico de avisos diferentes en función de nuestros objetivos. Si recién creamos nuestra fanpage, seguramente tengamos que crear avisos para obtener likes. Si lanzamos nuestro blog o tienda online, quizás usemos avisos que dirijan a ese sitio web. Si presentamos un nuevo producto, posiblemente usemos la promoción de posteos. Lo que tenemos que saber es que puede ser que para un mismo objetivo necesitemos usar en simultáneo diferentes tipos de avisos e ir midiendo la efectividad de cada uno. Aprovechemos este recurso al máximo.
  • Las imágenes: Un elemento importantísimo de nuestro mensaje. Facebook nos da la posibilidad de subir varias fotos por aviso, lo que nos permite sondear qué tipo de imágenes funcionan mejor con nuestro público. Y lo mejor de todo es que Facebook va midiendo la efectividad de cada imagen y mostrando la que mejor respuesta tiene, así que no tenemos que preocuparnos por hacerlo nosotros.
  • La llamada a la acción: El texto que acompañe a nuestro aviso tiene que ser concreto, la llamada a la acción debe ser simple y estar comunicada de manera clara. Pensémoslo en función de ese objetivo inicial que planteamos.

5- Establecer el presupuesto.
El momento de la verdad: ¿cuánto tengo que invertir? Dependerá del bolsillo de cada uno, claro está. Pero hay algunos tips que es bueno saberlos:

  • Siempre conviene establecer un presupuesto total por campaña, Facebook lo distribuye de manera equitativa día a día y nosotros sabemos que cuando llega al tope dejamos de pagar.
  • Si el presupuesto es chico, conviene realizar campañas de pocos días, y no extenderlas en el tiempo.
  • Si no tenemos mucho presupuesto, podemos establecer un piso fijo e ir aumentándolo de manera variable a través de un porcentaje de las nuevas ventas que concretemos una vez iniciada la campaña.

6- Entender qué medir.
Tenemos (casi) todo definido. Ahora ¿cómo se si mis avisos funcionan o no? Facebook nos va a dar un montón de info sobre nuestras campañas como el alcance, la cantidad de clicks, el costo por click de cada aviso, etc. Pero nosotros tenemos que armar nuestras propias mediciones según nuestros objetivos. Por ejemplo: para un aviso dirigido a una tienda online no sólo vamos a medir el tráfico, sino que tendremos que saber qué cantidad de esas personas que ingresaron al sitio terminaron consultando o concretando la compra. Cada objetivo tendrá su indicador que nos diga si vamos bien o si tenemos que modificar algo dentro de nuestra campaña.

Ahora sí, estamos listos para poner nuestra tarjeta de crédito y empezar a armar campañas efectivas!

Hasta la próxima! 🙂

You may also like

Comentar