Una reflexión sobre el trabajo

Todos los días, gracias a este lindo trabajo que elegí hace casi cuatro años, conozco gente que quiere trabajar y vivir de lo que le gusta, sin pasarle por arriba a nadie y confiando en la cooperación con una forma de crecimiento colectivo. Comparto con todos ellos, y con todos los que respetan el trabajo propio y ajeno, estas palabras del querido William Morris, pronunciadas en una conferencia en 1884, pero increíblemente vigentes:

 

El título de estas páginas puede chocar a alguno de mis lectores y parecerle extraño. La mayoría de la gente opina hoy que todo trabajo es útil, y la mayoría de la gente acomodada que todo trabajo es deseable. Casi todo el mundo, acomodado o no, cree que, aun cuando un hombre realice un trabajo en apariencia inútil, por ese medio se gana la vida: está “empleado”, como normalmente se dice, y la mayor parte de los que disfrutan de una posición acomodada celebra al trabajador contento con felicitaciones y elogios, con tal de que sea lo bastante “industrioso” como para privarse de todo placer y de toda fiesta en aras de la sagrada causa del trabajo. Resumiendo, ha llegado a convertirse en artículo de fe para la moralidad moderna que todo trabajo es, en sí mismo, bueno, creencia muy oportuna para los que viven del trabajo de los demás. Pero a aquellos que trabajan para otros les recomiendo no fiarse y estudiar la cuestión con un poco más de detenimiento.

¡Feliz día trabajadores!

¡Hasta la próxima!

You may also like

Un comentario

Comentar

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.