Storytelling

Historias que enamoran (y captan clientes)

 Feliz miércoles, emprendedores queridos! Hoy traigo un tema que ha estado en voga en los últimos años entre los marketineros: el Storytelling. Como este blog está en contra de los fríos y confusos anglicismos, vamos a explicar este concepto para no tener que usarlo más: storytelling consiste en contar una historia sobre tu marca o tu negocio cuya meta es generar un vínculo más cercano con tus clientes o tu público objetivo.

Ese vínculo puede estar dado por el entretenimiento, cuando contamos una historia divertida, la empatía, cuando hablamos de los valores de nuestra marca, y pretendemos que nuestro público se sienta identificado con ellos, o la emoción, cuando buscamos que nuestro público se acerque a nuestra marca de una manera más afectiva.

Particularmente para los emprendedores, que siempre queremos dejar nuestra huella personal en el negocio que formamos, esta técnica puede ser muy efectiva y a la vez muy gratificante, porque nos permite conectar con un público que realmente se identifica con la identidad de nuestra marca, y que seguramente estará más atento a nuestros mensajes y por ende tendrá mayor posibilidades de convertirse en un futuro cliente.

Como no podía ser de otra manera, el relato de una buena historia en esta nube que nos bombardea de contenido todo los días no puede tener sólo palabras: el uso de imágenes e incluso videos hará que nuestra historia sea mucho más atractiva y por ende logre mayor visibilidad.

Ahora bien, ¿cómo elegimos nuestra historia? Pensemos algunos caminos que podemos tomar:

→ Si nuestra promesa de marca está centrada en la calidad de nuestros productos, quizás podamos contarle a nuestro público lo cuidado que es nuestro proceso de fabricación y toda la dedicación que implica para que ellos reciban lo mejor de lo mejor.

→ Si tenemos la intención de humanizar nuestra marca, podemos mostrar de qué manera nuestro emprendimiento fue tomando forma, cómo soñamos vivir de lo que nos gusta, las barreras que derribamos en el camino e invitar a nuestro público a compartir sus propios sueños.

→ Sabemos que las acciones sociales son una elegante manera de lavar la cara de grandes corporaciones, pero en un emprendimiento puede tener otra repercusión: mostrarle a nuestro público cómo intentamos aportar un granito de arena a mejorar la calidad de vida de las personas a través de alguna acción, por más chiquita que sea, puede servirnos para empatizar con nuestro público.

En definitiva, contar una historia de manera estratégica es una buena manera de generar nuevo contenido para nuestros seguidores. Lo importante es poner a nuestra marca como protagonista y buscar la forma de que el público interactúe con esa historia, hacerlo sentir parte.

Para terminar, van algunos ejemplos inspiradores:

La calidad de los productos de Hermes es conocida a nivel mundial, pero la marca encontró una manera más que interesante de mostrar el cuidado por los detalles de su edición especial para las cámaras Leica con este video:

 

Ikea cuenta cómo logró solucionarle la vida a una bloggera con más de 300 pares de zapatillas:

 

Por suerte para los que no tenemos mucho presupuesto, no todo en las redes sociales es video. Para el Día de los Enamorados, Starbucks subió un album de fotos a su fanpage donde retrataba el amor. Obviamente, siempre acompañado de sus “ricos” cafecitos.

 

En Pinterest, la marca Ralph Lauren utiliza su tablero Vintage para mostrar cómo ha ido cambiando su estética a lo largo de los años.

Ahora sí, emprendedores! Seguramente tienen lindas historias para contar, sólo hay que darles forma, adelante!

You may also like

Comentar